Páginas

09 abril 2007

El Amigo Informático

Hoy he ido a comer a casa de mi hermana, y su marido, aprovechando la ocasión, me ha pedido que le echara un vistazo a la impresora. Aunque en esta ocasión fue meramente casual, me ha hecho recordar que se da la tendencia en pensar que los "informáticos" sabemos de todo, y pasa incluso en las mismas empresas. La verdad es que salí bien parado. La impresora (una de inyección), al encenderse, el cabezal se desplazaba dando un golpe seco. Esta, se trataba de un modelo antiguo que le habían dado y sospeché que podría ser que por el tiempo, con ayuda del polvo, las grasas que tienen las partes mecánicas, se habrían secado. Cogí un trozo de papel higiénico y le pedí aceite de oliva. Lo pase por la barra del cabezal, sirviendo para limpiarla y al mismo tiempo engrasarla. Al probarla, sentimos alegría al ver que el aparato había resucitado, pero no imprimía nada. El cabezal estaba más seco que una mojama... (XOP=