Páginas

28 julio 2010

Pro-Toros

Hoy el Parlament catalán, ha aprobado la prohibición de las corridas de toros en Cataluña y quiero dar mi opinión al margen de cuestiones políticas o culturales.

El ser humano, tiene la tendencia a imponer su dominio sobre los más débiles. No sé, sí obedece a un sentimiento primario de supervivencia, pero es algo que ofrece un resultado más bien destructivo. Lo podemos ver en casos como el hombre con la mujer, profesionales con posiciones de poder, con empleados y por supuesto la humanidad con el resto de seres vivos (tanto animales como vegetales). Por suerte eso va cambiando poco a poco. Parece que vamos ganando la etiqueta de seres inteligentes a medida de que vamos demostrando conciencia de lo que provocamos con nuestros actos y empezamos a buscar soluciones a nuestros errores.

Es por eso que hoy teóricamente se ha dado un pequeño paso, hacia un mundo más justo. Ahora falta que abramos los ojos con respecto a la industria alimentaria, y se le de al menos una vida digna a los animales que forman parte de nuestra alimentación. Paradójicamente, se reconoce que los toros dedicados al mundo del toreo, si que tienen una vida digna. Habrá que ver que pasa con ellos si dejan de tener interés económico.

Personalmente, pienso que los toros, como otros animales autóctonos del territorio español, se merecen espacios protegidos donde poder desarrollar sus vidas conforme su naturaleza, de la misma forma que nosotros. Hasta que no se formalice y se respete, legalmente unos derechos pro seres vivos, nosotros seremos la primera amenaza contra toda la vida de este planeta, incluida la nuestra.

Nota: He resaltado algunas palabras que considero claves para poder analizar correctamente este tema.

4 comentarios:

fanta dijo...

Creo que he comentado antes desde el Aweb pero no se si el envio ha funcionado.

Es sin duda un gran paso importante del que tomar ejemplo.

Anónimo dijo...

Estoy contigo Albert, NO a la tortura animal! NO a matar por gusto! Como es que si el toro es el animal que representa a España, lo matamos con la excusa de la Fiesta Nacional y encima damos la medalla de Las Artes a quien lo hace...
Sin duda este es un gran paso. He leído que en Asturias y en otra Región lo quieren secundar, espero que las demás se animen.

villapildorasdefran dijo...

Me ha alegrado mucho que se haya dado este gran paso. Esta en la línea de las tomas de conciencia por parte del ser humano en cuanto al sentido y las repercusiones de sus actos. Las personas que están a favor de los toros, lamentablemente no han desarrollado la sensibilidad suficiente para ver con claridad que se mata y se infringe daño a un animal para gozo de los asistentes. La buena noticia es que afortunadamente para cada vez mas personas, es de mayor peso en su escala de valores, frente al resto de argumentos que se dan pro-toros: ..que la carne de toro se come y se mata también para comer (mátese en matadero con las técnicas adecuadas); que es la fiesta nacional (también existía el derecho de pernada y nadie cree ahora que estaba justificado); ..sino los toros se acabarían (cuídense como tantas especies en peligro de extinción), dan trabajo a mucha gente (hágase un plan de recolocación, se han hecho reconversiones mineras por ejemplo), el toro no siente dolor en el fragor de la lucha (dudo que sea cierto, el toro es un mamífero con un sistema nervioso y el tamaño de los hierros con que se atraviesa es considerable. Pero incluso en el caso de que fuera así.., que tal si cojo a un perro que es una de los animales de compañía que muchos protoros tendrán en sus casas, lo anestesio de forma que se pueda mover para defenderse, y comienzo a darle patadas hasta matarlo. Como no le duele, no pasaría nada. ¿Pero que hay con eso de disfrutar con ello?
Las siguientes generaciones habrán desarrollado esta sensibilidad y los toros acabaran.
Lo peor y lo mejor esta dentro de cada uno de nosotros. Elijamos siempre sacar lo mejor.

aorante dijo...

Gracias por vuestros comentarios!
Pienso que la cultura hay que conservarla, pero tenemos que aceptar los cambios y dejar pasar página. Tenemos que evolucionar a mejor y obrar con ética.